Ir al contenido

Un cambio virtual de sexo peligroso

FaceApp es una aplicación móvil para iOS y Android, desarrollada por la empresa rusa Wireless Lab, que utiliza inteligencia artificial para generar automáticamente transformaciones de rostros altamente realistas en las fotografías. Empleando técnicas de deepfake, la aplicación permite transformar el género de un rostro. Estas estampas, muy graciosas por cierto, están invadiendo las redes sociales al tiempo que preocupan a los especialistas por la controvertida política de privacidad de la aplicación.

Explicamos: se deben aceptar para utilizar la aplicación, requisitos tales como que el usuario deberá aceptar que el sistema registre la IP del dispositivo y la página web que se ha visitado antes de utilizar su sistema. Esto significa que FaceApp registrará buena parte de nuestra actividad online. Lo preocupante de esto es que tal aceptación implica que esa información sea cedida a terceras partes. Aunque se clara que los datos son anonimizados, queda claramente explicitado que posteriormente son vendidos a terceros.

El principal cuestionamiento hacia este tipo de aplicaciones gratuitas se refiere, por un lado, a que la totalidad de ellas obtiene un beneficio económico por explotar los datos del usuario. Por otro lado, quien quiera usar este tipo de apps debe aceptar sus políticas de privacidad sin discusión.

La realidad indica que al publicar nuestros datos en internet perdemos por completo el control sobre ellos. Pero las redes sociales son una tentación irresistible para la vanidad de las personas. Allí seguramente se encuentre la clave del éxito estas aplicaciones, aun a pesar que los riesgos que conllevan. 


Fuente: ElPais.com

También te puede interesar:

Renovado sitio de la campaña “Internet no olvida”

Privacidad en internet (privacidadeninternet.com) es un espacio en la web dedicado a presentar un ciclo de charlas libres y gratuitas que dimos en llamar “Internet no olvida – Protegiendo nuestra privacidad en internet”, dirigidas a padres, docentes y público en general, sobre las claves para construir nuestra identidad como ciudadanos en la cultura digital de forma segura.

Este ciclo, que cuenta con el auspicio de la tecnológica rosarina Donweb.com, ha recorrido escuelas y otras instituciones -además de participar en conferencias y eventos académicos- de nuestra ciudad de Rosario y localidades aledañas desde hace 10 años. 

Ahora presentamos su nuevo sitio renovado, en el que llevamos un registro no solo de las charlas, sino además de la presencia en los medios de la campaña, a través de entrevistas y participaciones diversas en los medios.

El sitio cuenta además, con un formulario de contacto a fin de permitir a nuestros lectores e interesados contactarse para organizar estas charlas gratuitas en sus escuelas e instituciones.

Nuestros lectores pueden acceder a toda esta información haciendo clic aquí.

También te puede interesar:

En el Día del Periodista, hay palabras que resuenan más que nunca

Creo que para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser un buen hombre, o una buena mujer: buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias. Y convertirse, inmediatamente, desde el primer momento,en parte de su destino. Es una cualidad que en psicología se denomina ‘empatía’. Mediante la empatía, se puede comprender el carácter del propio interlocutor y compartir de forma natural y sincera el destino y los problemas de los demás.
Ryszard Kapuscinsk, en “Los cínicos no sirven para este oficio”.

También te puede interesar:

Carlos Skliar y una reflexión sobre la escuela pos pandemia

Carlos Skliar, escritor que se desempeña como investigador principal del Conicet, fue entrevistado a mediados de mayo por Eduardo Aliverti para su programa “Marca de radio”. En la conversación se reflexiona sobre qué pasará con la educación pos pandemia. Y se plantea una cuestión a resolver: ¿humanismo o tecnocracia? ¿quién ganará esta “batalla”?

Hace años que muchos docentes y especialistas del área venimos alertando sobre esto. Me alegra y me entristece a la vez, que una pandemia ponga finalmente este tema sobre la mesa.

También te puede interesar:

Sonríe, te estamos observando… sin que lo sepas

Internet de las Cosas (IoT, por su sigla en inglés), concepto que refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con internet, tiene algunos costados oscuros y salpicados de dudas. Uno de ellos es el referido al tema de la seguridad. El botón de muestra lo enseñó esta semana un estudiante de Ciencias de la Computación, alumno de Florida Tech (EE.UU.) al descubrir fallas de privacidad en varias cámaras de seguridad y de video timbres.

Varios fabricantes de estos artilugios conectados a internet, entre ellos Ring, Nest, SimpliSafe y otros ocho de ellos, han sido alertados por fallas de diseño descubiertas por Blake Janes, estudiante de la mencionada universidad. Según se informa, estas fallas permitirían que una cuenta compartida aparentemente eliminada permanezca en su lugar con acceso continuo a la fuente de video. Esto podría facilitar el acceso por parte de extraños indefinidamente, invadiendo la privacidad y grabando audio y video de manera encubierta. 

Este descubrimiento fue presentado en el documento (en inglés) “La historia interminable: fallas de diseño de autenticación y control de acceso en dispositivos IoT compartidos”, escrito por Janes y dos miembros de Florida Tech, el investigador de ciberseguridad Terrence O ‘Connor y la profesora de ingeniería informática Heather Crawford. En el trabajo se ofrece además estrategias para solucionar el problema.

Los investigadores descubrieron que el inconveniente se produce porque las decisiones sobre si otorgar acceso se realizan en la nube y no localmente (en la cámara o en los teléfonos inteligentes involucrados). La mayor preocupación radica en el hecho de que el potencial invasor no necesita herramientas avanzadas de piratería para lograr la intromisión, ya que el ataque se puede lograr desde las aplicaciones accesorias existentes de los dispositivos.

Pero lo más preocupantes es, a nuestro entender, la conclusión a la que llegan los investigadores en el documento: “nuestro estudio sugiere que hay un largo camino por delante para que los proveedores implementen la seguridad y privacidad del contenido producido por IoT”. ¿Y que sucederá en el mientras tanto?

El siguiente es el listado de dispositivos analizados durante la investigación y que están afectados con este problema:

  • Blink Camera,
  • Canary Camera,
  • D-Link Camera,
  • Geeni Mini Camera,
  • Doorbell and Pan/Tilt Camera,
  • Merkury Camera,
  • Momentum Axel Camera,
  • Nest Camera Current and Doorbell Current,
  • NightOwl Doorbell,
  • Ring Pro Doorbell Current
  • Ring Standard Doorbell Current,
  • SimpliSafe Camera and Doorbell,
  • TP-Link Kasa Camera.

Los especialistas recomiendan que, aunque las correcciones serán efectuadas por los fabricantes, es importante que el usuario de estos productos actualice el firmware. Y por supuesto, después de eliminar usuarios debe cambiar sus contraseñas, y apagar y reencender sus cámaras. 


Fuente: Helpnetsecurity.com
También te puede interesar:

Entrevista para el programa La Conversa, de Tenerife

Conducido por Tomás Luis Pérez, La Conversa es un programa de radio que desde Tenerife se emite en varias radios de España.

El pasado 7 de mayo tuvimos el gusto de conversar con Tomás en su programa, gracias a su amable invitación. Hablamos de medios, de tecnología y de educación, en estos tiempos de cuarentena a partir de la pandemia de Covid 19.

Publicamos aquí el programa completo, que tuvo también como invitado a Amos Lutzardo, presidente del CIT El Hierro (España).

Gracias nuevamente a Tomás por su amabilidad y atención. Ha sido un verdadero gusto conversar con él.

También te puede interesar:

Pandemia y ciberseguridad: claves para un teletrabajo seguro

El apuro de algunas empresas, así como de instituciones de todo tipo y también de muchas escuelas, por responder a la situación de pandemia con sus trabajadores, se convirtió en un arma de doble filo: facilitar el acceso a los sistemas, sacrificando los estándares de seguridad informática en aras de una rápida respuesta, ha puesto en riesgo la integridad de esos mismos sistemas.

Una consecuencia directa de ello es hallanarle el camino a ciberdelincuentes, quienes aprovechan estos agujeros de seguridad para hacerse de datos o provocar fallas en los sistemas.

A modo de ejemplo, en enero pasado comenzaron a proliferar campañas de phishing asociadas al coronavirus, utilizando enlaces o documentos adjuntos maliciosos en el correo electrónico o en mensajes de WhatsApp, a tal punto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado acerca de correos electrónicos sospechosos que buscan aprovechar la emergencia del COVID-19 para sustraer dinero o información sensible de los destinatarios.

Según informa DiarioTi, en respuesta a esta amenaza los expertos de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS) proponen una serie de medidas que pueden ayudar a los trabajadores a protegerse mejor frente a estas amenazas.

Medidas básicas

Estas recomendaciones de seguridad informática en la oficina doméstica están basadas en las medidas básicas de la Oficina Federal de Seguridad de la Información de Alemania y en las directrices del Charter of Trust, una asociación de empresas que promueven en todo el mundo la seguridad informática, y de la que Allianz es miembro. En ellas se recomienda lo siguiente:

  • Mantener actualizado el software del dispositivo.
  • Utilizar protección antivirus y cortafuegos.
  • Crear distintas cuentas de usuario. Trabajar con privilegios de administrador cuando ello sea absolutamente necesario.
  • Tomar precauciones cuando se compartan datos personales. Nuestros datos son moneda de cambio en la red y se comercia con ellos.
  • Únicamente deben llevarse a casa los dispositivos y datos que sean absolutamente necesarios.
  • Utilizar navegadores web actualizados.
  • Utilizar distintas contraseñas, que pueden cambiarse si es necesario. Las contraseñas deben tener, como mínimo, ocho caracteres, e incluir letras mayúsculas y minúsculas, así como números y caracteres especiales.
  • Utilizar autenticación con doble factor siempre que se ofrezca la posibilidad.
  • Proteger los datos mediante cifrado. En el router seleccionar el estándar de cifrado WPA3 o, si no estuviera disponible, el WPA2.
  • Descargar datos y programas solo de fuentes de confianza.
  • Realizar periódicamente copias de seguridad.
  • Desactivar los dispositivos activados por voz presentes en la oficina doméstica y tapar la webcam cuando no se utilice.
  • No mezclar los usos personal y laboral. Esto no solo refuerza la seguridad: además ayuda a separar mentalmente el tiempo de trabajo del tiempo personal.
  • Identificar a todos los participantes en sesiones on-line.
  • Cerrar la sesión cuando no se utilicen los dispositivos.
  • Observar prácticas de seguridad en la impresión y manejo de documentos confidenciales.
  • Ser especialmente cuidadoso ante correos o adjuntos sospechosos.

Sin dudas, el trabajo en casa requiere de estrategias que garanticen la seguridad e integridad de las tareas, una actividad que ha sorprendido a muchos trabajadores en esta cuarentena por su novedad. Pero, a no dudarlo, ocuparnos de la seguridad no es una pérdida de tiempo y tampoco una actividad para complicar el trabajo: es, a todas luces, una necesidad.


Fuentes:
DiarioTi
WeLiveSecurity
Allianz
Naciones Unidas
Imagen: ladiaria.com.uy
También te puede interesar:

- Ir arriba -